HomeGanaclimaRD

GanaclimaRD

Ganadería climáticamente inteligente en la República Dominicana

El sector agropecuario es un pilar tradicional de la economía dominicana que contribuye a la seguridad alimentaria, el empleo, la generación de divisas y la creación de materias primas para otras industrias. El sector es considerado un motor para la reducción de la pobreza en las zonas rurales del país. Según el Banco Central Dominicano y el Banco Mundial, el sector agropecuario (que incluye la ganadería, la silvicultura, la pesca y la agricultura en sí) representa el 7,6% del PIB, de los cuales el 3,9% corresponde a actividades ganaderas, el 3,6% a la agricultura y el 0,03% a silvicultura.

La producción agropecuaria ejerce presión sobre los recursos naturales como el suelo, el agua, los bosques y la biodiversidad. En la República Dominicana, esta presión está afectando profundamente la parte alta de las cuencas. El nivel de pobreza en las regiones montañosas es del 67% y la fuente principal del ingreso de esta población es la agricultura tradicional y de subsistencia, que se realiza en suelos pobres y con técnicas inadecuadas para la producción de cultivos y la ganadería. El modelo tradicional para la producción para las cuencas alta y media, basadas en la tala y quema de árboles, contribuye a la deforestación, la erosión del suelo, la contaminación de las aguas y la sedimentación y destrucción de hábitats de especies endémicas. GIZ (2010) (GEF-PNUD, 2009, 2014) y Banco Mundial (2016).

La producción bovina tradicional se ha centrado en el uso no regulado y extenso de los pastos, lo que se traduce en degradación, compactación y erosión de los suelos, especialmente teniendo en cuenta que el 67% de las fincas ganaderas practican pastoreo libre, basado en sistemas de producción con niveles bajos de productividad y eficiencia. En ese sentido, se debe tener en cuenta que los niveles de productividad para el ganado lechero (incluido el doble propósito) de 5,5 litros / vaca / día (línea de base PROLEFAM, 2014), mientras que, en la carne bovina, la ganancia de peso diaria es inferior a 300 gramos / día, lo que se traduce en un período de engorde mayor de 48 meses para un novillo desde el nacimiento hasta el sacrificio.

Si bien se han realizado numerosos esfuerzos, existen múltiples barreras que impiden el avance del sector pecuario hacia una gestión ganadera inteligente en relación con el clima y la reducción de la huella de carbono y agua, la conservación de la tierra, así como la protección de los recursos hídricos y la biodiversidad. Las principales barreras para el desarrollo sostenible del clima del sector pecuario se pueden resumir en (i) Falta de articulación y políticas integradas para el sector pecuario, incluida la perspectiva de la mitigación del cambio climático, (ii) Falta de información sobre el sector pecuario (iii) Capacidades limitadas de gestión de conocimientos a nivel institucional, (iv) Capacidades técnicas y administrativas limitadas de los productores (v) Acceso limitado a mercados y financiamiento para inversiones climáticamente inteligentes.

Este proyecto se propone contribuir a la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero generadas por la producción ganadera, mediante la implementación de modelos de buenas prácticas para mejorar la productividad y la rentabilidad. Asimismo, se fortalecerán las capacidades técnicas a nivel de los Ministerios de Medio Ambiente y Agricultura para la implementación del sistema de Monitoreo, Reporte y Verificación (MRV) y la asistencia técnica para la adopción de tecnologías y buenas prácticas para la ganadería baja en emisiones. El escenario alternativo incluye el desarrollo, la introducción y la ampliación de la Gestión de la ganadería climáticamente inteligente (CSLM) en fincas pequeñas y medianas que se dedican a la producción ganadera extensiva utilizando pasturas naturales. Esto conducirá a menos emisiones de GEI, la reversión de la degradación de la tierra y la restauración de la tierra y la disminución de la vulnerabilidad económica de los productores/as.

El objetivo del proyecto es mitigar el cambio climático y restaurar las tierras degradadas a través de la promoción de prácticas climáticamente inteligentes en el sector ganadero, enfocándose en la agricultura familiar. Esta iniciativa será desarrollada en la cuenca del rio Yuna durante 3 años (2019-2021) donde participaran el Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales, Ministerio de Agricultura, CONALECHE, DIGEGA, Banco Agrícola, IDIAF y FEGACIBAO, con la asistencia técnica de la FAO.

El proyecto está estructurado en 4 componentes que contribuyen conjuntamente al logro del objetivo. El Componente 1 tiene como objetivo mejorar la eficiencia y la capacidad interinstitucional y financiera para promover emisiones eficientes y bajas de ganado; Consolidar e interpretar el conocimiento, la información, las metodologías y las lecciones aprendidas para producir recomendaciones prácticas para el sector y facilitar su replicación. El Componente 2, validará los paquetes de tecnologías para estimular la producción ganadera climáticamente eficiente y baja en emisiones utilizando marcos científicos probados por la ciencia aplicada, el análisis de GEI y su relación con el manejo del ganado de diferentes tipos y contextos. El Componente 3, apunta a fortalecer el sistema de Monitoreo, Reporte y Verificación (MRV) en el Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales, para interactuar con los sectores de la ganadería y la agricultura. Por último, el Componente 4 garantiza la gestión basada en los resultados del proyecto, incluido un sistema de monitoreo y evaluación, y una estrategia de comunicación basada en los resultados.

Los Beneficios Ambientales Globales esperados de la implementación de este proyecto son (i) una reducción de 42,153 toneladas de CO2-eq por año en emisiones de GEI (ii) Un área de 3,000 hectáreas bajo manejo sostenible – 700 productores/as en la cuenca Yuna (iii) 5,750 toneladas de CO2 por año en secuestro de carbono (iv) Mayores ingresos y (v) Aumento de productividad.

El financiamiento total del proyecto asciende a USD 9,681,994 durante el período de implementación de tres años. La contraparte aportada por las instituciones del gobierno y organizaciones privadas del sector asciende a USD 8,141,408. Los recursos aportados por el fondo GEF ascienden a USD 1,540,586.

Instituciones Participantes

Con la asistencia técnica de

Financiado por