Reduciendo el metano entérico para mejorar la seguridad alimentaria y los medios de vida

Para unos 800 millones de agricultores de escasos recursos, la producción de rumiantes es una vía para salir de la pobreza. Sin embargo, los rumiantes contribuyen en gran medida a las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI), en particular al metano entérico (CH4).

Los sistemas agrícolas que son más productivos generalmente tienen emisiones totales de CH4 más altas pero emisiones mucho más bajas por unidad de producto (también conocido como “intensidad de las emisiones (EI)”). La evidencia muestra que la IE de los sistemas de producción ganadera es mayor en las regiones en desarrollo, donde la productividad es a menudo menor que en los países industrializados y, sin embargo, la demanda de producción de carne y leche de estas regiones está creciendo más rápidamente.

Por lo tanto, mejorar la productividad del ganado rumiante y la eficiencia de los sistemas agrícolas en los países en desarrollo es clave para mejorar los medios de vida rurales y mejorar la seguridad alimentaria y, al mismo tiempo, minimizar las emisiones de GEI del sector.

Abordar el metano entérico puede generar beneficios rápidos e inmediatos para la mitigación del cambio climático. Conoce las acciones de la FAO para abordar este problema en este enlace: http://www.fao.org/in-action/enteric-methane/background/en/

Escriba un Comentario